El edifico Bacardí, en La Habana, el mejor ejemplo de la arquitectura art decó de Cuba, realizado en acero y hormigón, con sus fachadas de granito natural, terracota y ladrillos prensados.


Cúpula del Capitolio Nacional de Cuba, de casi 92 m de altura, remata con una linterna con 10 columnas jónicas en cuyo interior había hasta 1959 cinco reflectores giratorios que fueron retirados.


Fachada de uno de los antiguos palacios coloniales de la Haban Vieja, de estilo neoclásico y pintada de llamativos colores azules y amarillos.


La imponente estatua de La República, bajo la cúpula del Capitolo Nacional de Cuba. Está hecha en bronce, y con sus casi 15 de alto fue en su momento la segunda escultura más grande del mundo bajo techo.