Desde los años veinte del pasado siglo la Playa de Marianao era uno de los principales puntos de encuentro para el disfrute, y el lugar preferido por muchos trasnochadores de La Habana.


La Playa de Marianao, entre Quinta Avenida y Miramar, se convirtió en aquel entonces en un gigantesco centro turístico en el que predominaba el son y la rumba.


Los amantes de las noches seguían encontrando un lugar en que dar rienda suelta a la diversión en esta Playa, y la última cita solía ser en los locales de la Playa de Marianao.


La Manzana de Gómez fue terminada en 1917. La planta se caracteriza por las dos calles interiores que la atraviesan en diagonal. Tiene portal en todo su perímetro y columnatas inspiradas en las arcadas del Palacio del Segundo Cabo.


Antigua imagen del puerto de la bahía y puerto de La Habana, mientras entraba un gran vapor transatlántico. En la esquina inferior derecha se ve el Monumento a los Estudiantes de Medicina.