El Castillo de los Tres Reyes del Morro de La Habana fue atacado por los ingleses en el año 1762, que sólo pudieron apoderarse de la fortalezas haciendo estallar una mina bajo sus muros.


El Castillo de los Tres Reyes del Morro, junto al faro que construyeron los ingleses, se han convertido en uno de los principales símbolos de la ciudad de La Habana.


El Faro del Castillo del Morro es una torre circular cuyo diámetro disminuye gradualmente desde la base, formado por dos cuerpos, rematado con una cornisa donde hay una balaustrada de hierro, y base donde se apoyan la linterna y la cúpula.


El Castillo de los Tres Reyes del Morro de La Habana adopta este nombre para evocar por una parte a los Tres Reyes Magos y, por otra, al terreno donde se encuentra enclavado, alto, rocoso, escarpado, aislado y a la orilla del mar.


Al recuperar los españoles La Habana, el rey Carlos III ordenó construir una fortaleza en este sitio sin escatimar recursos con el fin de dar mayor protección a la ciudad de La Habana.