La Alameda de Paula es el primer paseo marítimo que se creó en La Habana. Fue construida en 1777 por el arquitecto Antonio Fernández de Trebejos, por orden del Capitán General Felipe de Fondesviela.


El Monumento a Antonio Maceo de La Habana se encuentra emplazado frente al Malecón de La Habana. Se trata de una representación en bronce del general protagonista de la Primera Guerra de la Independencia, uno de los generales cubanos más importantes.


La fuente de Neptuno fue mandada a construir en 1836 por Miguel Tacón, Capitán General de la isla de Cuba, que todavía en esos momentos era colonia española. La fuente es de mármol y se importó desde Italia.


Clasificado como una de las obras de mayor relevancia de la Ingeniería Civil cubana, el Palacio de Convenciones y Deportes de La Habana fue construido en 1957 y ubicado en unas 26 hectáreas del municipio Cerro.


En 1946 se construyó el hotel Ocean. En la planta baja estaba el vestíbulo, la cocina, el pantry, el bar y el restaurant. Sus fachadas resaltaban por su imagen sobria y sencilla, sin decoraciones ni ornamentos, en un frente marítimo hasta entonces muy ecléctico.