El Hotel Nacional de Cuba posee desde sus inicios una piscina semiolímpica. Se cuenta que en ella el  famoso nadador y actor Johnny Weissmüller, protagonista de las películas de "Tarzán", hizo una exhibición que comenzó que con un salto desde un balcón del segundo piso.


El Hotel Nacional de Cuba alberga más de cien obras patrimoniales compuestas por esculturas, fotos, muebles, pinturas, porcelanas, relojes antiguos, etc.


El hotel fue inaugurado en 1930 como un refugio donde las estrellas de cine y los capos mafiosos podían relajarse al sol bebiendo ron. Tras la revolución castrista en 1959, pasó a ser un centro de entrenamiento para mujeres campesinas.


El Hotel Nacional de Cuba es uno de los hoteles más clásicos y emblemáticos de La Habana. Su lujo, elegancia, distinción y servicios de primera clase, se mantienen intactos después de seis décadas de liderazgo respetado en la industria hotelera cubana.


En el Hotel Nacional se encuentra su famosa sala de fiestas llamada El Cabaret Parisien, que presenta uno de los espectáculos más populares de la noche habanera, ofreciendo un recorrido por la historia musical de Cuba.