El templo de la Catedral de La Habana presenta una planta en forma de cruz, con tres naves separadas por gruesas columnas, capillas laterales y una cúpula sobre el crucero. El piso es de baldosas de mármol negro y blanco.


La Catedral de San Cristóbal de La Habana posee varias reliquias y sagrarios, y en sus recintos se encuentran varias tumbas de personajes ilustres de la ciudad de La Habana.


La nave central de la Catedral de La Habana estuvo ocupada hasta la independencia de Cuba  por un monumento funerario dedicado a Cristóbal Colón, que fue trasladado a Santo Domingo y de allí a la Catedral de Sevilla.


En la parte superior del altar de la Catedral de Cuba se pueden apreciar tres pinturas del pintor italiano José Perovani, destacando la de "La Asunción".


Vista del antiguo hotel Isla de Cuba, situado en las cercanías del Capitolio. Hoy no quedan del mismo más que las ruinas de sus fachadas.