La Glorieta del Malecón estaba situada al final del Paseo de Prado. Fue inaugurada en 1902 y permaneció hasta 1926, cuando un tremendo ciclón se llevó su cúpula.


La Glorieta del Malecón era un pequeño templo circular rodeado por un conjunto de proporcionadas y elegante columnas, al que se accedía a través de una escalinata.


La Glorieta del Malecón fue construida frente al Castillo de la Punta, en la confluencia del Paseo del Prado y la Avenida del Golfo, que era el nombre que se daba por entonces al malecón habanero.


La siempre concurrida Glorieta del Malecón sufrió serios daños por la fuerzas de los vientos del ciclón que azotó a la ciudad de La Habana en octubre de 1926, por lo que fue finalmente demolida en 1928.


La fuente de Neptuno fue mandada a construir en 1836 por el Capitán General de Cuba Miguel Tacón, con el objetivo de suministrar de agua potable a los barcos.