Edificio de la Aduana de Cuba, ubicado en el lugar que ocupó el antiguo muelle de San Francisco. De estilo ecléctico, destacan la balconadura y aleros coloniales junto a las torres miradores.


El Capitolio Nacional de Cuba, en pleno corazón de La Habana, es una majestuosa edificación que se comenzó a construir en el año 1926, bajo el gobierno de Gerardo Machado.


En la construcción del Capitolio Nacional de Cuba se emplearon materiales de excelente calidad, como mármoles italianos, y los detalles en paredes, techos, puertas y lámparas, que se fundieron en Francia.


El Capitolio Nacional de Cuba está inspirado en el Panteón de París y en el Capitolio de los Estados Unidos. El edificio presenta una fachada con columnas de estilo neoclásico, y una cúpula que alcanza casi los 92 m de alto.


En el interior del Capitolio Nacional se encuentra el gran Salón de los Pasos Perdidos, el más monumental de los espacios existentes en los edificios públicos de Cuba, con casi 50 m de largo y 15 de ancho.