Situado en el municipio de Playa, el Gran Casino Nacional de Cuba se convirtió con el tiempo en el sitio obligado de los turistas interesados en los juegos de azar y en los buenos espectáculos musicales.


En el amplio jardín de su entrada estaba la famosa "Fuente de las Ninfas", obra del escultor Aldo Gamba.


El Gran Casino Nacional comenzó sus operaciones en 1919 en un edificio típicamente americano, pero en 1928 fue totalmente remodelado logrando una bella construcción de apariencia clasicista, con un monumental arco en su entrada.


Construido con el objetivo de competir con los mejores casinos del mundo, el llamado "Montecarlo de América" fue lugar de casi obligada visita por el turismo norteamericano de la época.


La Glorieta del Malecón fue inaugurada en 1902. Desde ella miles de cubanos vieron la entrada en la bahía del vapor que traía a Tomás Estrada, el primer presidente de la República.