Familia campesina delante su bohío cubierto con techo de guano.


Escena de una antigua bodega en la ciudad de La Habana.


Vendedores ambulantes de ropa y otros objetos, conocidos popularmente como baratilleros.


Los lecheros de burras recorrían las calles ofreciendo la leche recién ordeñada.


Las peleas de gallos eran uno de los entretenimientos favoritos de los cubanos.