Los lecheros ambulantes eran frecuentes en todas las ciudades y pueblos de Cuba.


Los baratilleros eran vendedores ambulantes de toda clase de mercancías.


Mujer dando de mamar a su hijo directamente de la ubre de una chiva criandera.


Los vendedores de agua llevaban su mercancía en grandes garrafas de vidrio.


Algunos baratilleros usaban chivos como animales de tiro de sus carretas.